jueves, 29 de junio de 2017

En las últimas horas.

En las últimas horas la habitación se llenó de niebla
Sobre todo en las horas en que me hice amigo de la soledad
Entonces un ángel volvió con las manos llenas de tu amor
Para decirme que desde el otro lado, intentabas evitarme el dolor...

Y me perdí entre lágrimas, en el océano de mi almohada
Donde creo que me quedé dormido junto a tu viejo perfume
Así entre mil recuerdos, esperé toda una vida a que volvieras
Sólo hasta el día de hoy, donde mi pueblo viene a buscarme para volver a la arena...

Volvieron alguna vez las sombras donde me pareció ver tu cuerpo
Fue quizás algún rastro de locura, o el fantasma de algún recuerdo
Hoy estamos igual que siempre, viejos ya, mi soledad y yo
Y el amor es el mismo, el que tiene tu perfume pero que huele a dolor...

En las últimas horas el silencio se llenó de palabras
Porque decidí escribirte las cosas que la última vez me olvidé de decirte
Sólo que como esa última vez, tú no estabas en este mundo para escuchar
Aunque después te hayas convertido en silencio, y así no te hayas ido jamás...




En las últimas horas.
La Danse Macabre.

Todos los derechos reservados.

©2004

En el camino del sol.

Porque buscabas secretos en el camino del sol
Porque creías que el amor se encontraba detrás de un sueño
Entonces me preguntaste por la tierra de la libertad
Porque necesitabas respirar su aire, y allí establecer un hogar...

Creías que detrás del sol, se encontraba el puente del arcoiris
Porque creías que detrás de todas las cosas se encontraba la verdad
Y sé que necesitabas de un te amo para poder sobrevivir
Porque el mundo era de acero y costaba sangre poder ser feliz...

Decías que eras parte de un invierno que jamás llegó a un hogar
Que eras parte del futuro y del presente, y del pasado que no se olvida jamás
Yo necesitaba de tu amor, sentir tu realidad
Pero estabas empapada de locura, y soñabas con volar a la eternidad...

Porque decías que nosotros no somos iguales, hoy no somos los mismos
Porque después de tantos años, aún no puedes ser sincera
Yo estuve esperando aquí, a que Dios te permitiera despertar
Pero tú preferiste el infinito, y el barco de cristal con el que no regresaste jamás...




En el camino del sol.
La Danse Macabre.

Todos los derechos reservados.

©2004

Fantasma de los pueblos.

Se perdió en el océano profundo de la noche
Navegando en los mares de alcohol y de niebla
Llegó con el cansancio de los días, con el peso de los caminos
Mientras sus manos ásperas se aferraban a las viejas lágrimas
Que tantas noches de insomnio lo acompañaron en soledad
Porque siempre dolía estar solo, y siempre era más difícil despertar...

Sus ojos de niño que estaban acostumbrados a mirar al pasado
Hoy se perdían en la locura y en el recuerdo de quien no respiraba más
Y eligió estar del lado oculto, donde se pierden las voces de la ciudad
Entre un vaso sucio de alcohol, y detrás de las puertas del mal...

Y se convirtió en un fantasma, arrastrando las cadenas de su propio dolor
Y cargó con las lágrimas suyas y algunas que le eran ajenas
Mientras en sus manos llevaba marcas de sangre y ecos de silencio
Que se llevó de los caminos paganos y de las viejas voces de los pueblos...




Fantasma de los pueblos.
La Danse Macabre.

Todos los derechos reservados.

©2004

El amor de esa noche.

Tu piel se convirtió en un desierto que no pude encerrar
Y la noche se llenó de fiebre hasta que  el amanecer se llenó de muerte
Recuerdo que en las últimas horas quisiste saber qué era el amor
Pero mis ojos no supieron responderte, y las lágrimas trajeron más dolor...

El viento volvió por el puente del arcoiris, hasta el infinito
Sobre el mar, los ángeles se detuvieron una vez
Yo quise convencerte de que era Dios quien esperaba más allá
Pero ninguno de los dos lo sabía, sólo que así terminaría la soledad...

Alguien te habló de que el universo muere y vuelve a nacer
Tú esperabas volver con él, siempre al filo de un amanecer
Porque querías ver tu corazón en llamas, querías ser real
Aunque jamás pudieras escapar del silencio, ni del mal...

Alguna luz se llevó tu alma muy lejos de los infiernos
Porque necesitabas desesperadamente estar cerca de mi corazón
Aunque preferías el silencio de las palabras que se queman
Las que son crueles, y no traen otra cosa más que el recuerdo...

Las últimas palabras fueron de amor y de la sangre de un pueblo
Y dejaste que las lágrimas te cegaran los ojos para jamás volver a ver
Dios recordó algunas promesas, y en el cielo, con estrellas pintó tu nombre
Mientras me jurabas que jamás olvidarías el amor que sentiste esa noche...




El amor de esa noche.
La Danse Macabre.

Todos los derechos reservados.

©2004