jueves, 1 de junio de 2017

Cenizas de tu alma.

Por miedo a la soledad dejamos que el amor se fuera en silencio
Donde el dolor no pudiera encontrarlo, hasta que se perdió entre las nubes
Por miedo al silencio dejamos que este amor se llenara de palabras
Hasta que se hizo amigo del sol, y junto a nuestros nombres, se llevó tu alma...

Porque tu amor necesitaba sentirse eterno, partió en busca del infinito
Y se hizo amigo del viento, que lo llevó lejos de este mundo y de mi amor
Lágrimas ardientes caían por tus mejillas, hasta desaparecer
Como el día en que desapareció tu amor, en un lejano atardecer...

Entonces Dios te habló del dolor que habías dejado en el planeta Tierra
Que los mares se habían secado, y que yo ahora navegaba en la arena
Cuando decidiste volver, notaste que no tenías alas en las espaldas
Sólo la marca de mi amor, y cenizas de lo que había sido tu alma...




Cenizas de tu alma.
La Danse Macabre.

Todos los derechos reservados.

©2004

Carta a Liv...

Te escribo porque sé que querías saber si las estrellas aún estaban brillando en la quietud, porque querías conocer el día exacto en que se curarían las heridas que te había dejado la soledad...porque estabas cansada y anhelabas el sueño, que por dolor, no podías encontrar...

Te hablo desde las palabras del amor vencido, porque te amo y no sé quién eres. Y sé que tú no me conoces, pero en tus preguntas que a veces no tienen sentido, en esas pequeñas palabras me has devuelto la esperanza...y sé que tú también la has encontrado porque las noches terminan con el amanecer y el cielo de tus ojos ya no llora...como antes del amor, donde sólo estaban los fantasmas de la soledad que jamás termina, que jamás deja de doler...

Quiero contarte que desde las letras de tu nombre, yo me he convertido en tu aire y en tu sombra, para que después de leer esta carta puedas sentirme cerca, porque ahora soy como un ángel guardián que para siempre cuidará tu sueño...

...y que cuida que siempre esté brillando el sol, que las luces de la ciudad siempre marquen el paso de tus días...porque sé que necesitas sentirte viva, porque jamás se fue el miedo de volver a morir...

Te escribo esta carta desde las estrellas que siempre brillan en las noches viejas, en las tierras de los ángeles, y soy quien te persigue a través de los túneles del tiempo, esperando que tus ojos brillen y que vuelvan a hacerse realidad todos nuestros sueños...

Contéstame cuando necesites hablarle al cielo y el no pueda contestarte, dime que me volverás a escribir cuando encuentres la sonrisa que ahora crees que está perdida...

Porque nada se pierde, sólo se olvida, y tú quizás te sientas perdida, porque ves que el tiempo se lleva todo, pero no el dolor ni las heridas...
Entonces te pido que recuerdes mis ojos y mis palabras que alguna vez te hablaron de amor, y que hoy porque no estás en esta enferma madrugada, sólo pueden hablarte de dolor...




Carta a Liv...
La Danse Macabre.

Todos los derechos reservados.

©2004

Al pie de una montaña.

Porque la lluvia se llevó las tímidas palabras del adiós
Porque el tren se llevó detrás suyo, lo que quedaba de amor
Dijiste entre lágrimas que quizás fueras parte de tu origen
Y que dormirías al pie de una montaña, como una virgen...

Me hablaste de los recuerdos perdidos que ya no podías rescatar
De las cartas que para decirme adiós, escribiste sobre el mar
Y te alejabas, en palabras, porque después del tren seguirías aquí
Porque quizás tu alma eligió quedarse, o fui yo quien siguió cerca de ti...

Porque la lluvia amiga, como ayer, hoy se lleva las lágrimas
Porque en la página del tiempo, dicen que ahora perteneces a la Argentina
Que por fin encontraste tu origen y las voces de tu pueblo
Y que seguirás viviendo conmigo, pero de ahora en más, en silencio...




Al pie de una montaña.
La Danse Macabre.

Todos los derechos reservados.

©2004