viernes, 5 de mayo de 2017

A su lado.

Sus manos se llenaron de sangre cuando quiso secar mis lágrimas
Porque quiso que mi dolor también se hiciera parte de su alma
Quería ver el puente del arcoiris con mis ojos cansados y enfermos
Porque ella también necesitaba ser parte de la muerte y del silencio...

Miles de horas pasamos frente a frente, pero sin poder llegar a tocarnos
Sus labios de fuego temblaban, pero era por el miedo y no por el frío
Ella miró al cielo esperando que una estrella le diera nuevas respuestas
Porque le asustaban las preguntas y la sangre que caía de mis venas...

Me habló de los años pasados, de lo feliz que había sido
Yo le pedí que me perdonara, pero que en este viaje ella no podría ir conmigo
Entonces se aferró a mis brazos, esperando que el cielo nos perdonara
Quizás lo hizo porque después de sus lágrimas, llegó una nueva madrugada...

Sus besos quitaron la fiebre que ardía en mis recuerdos sin tiempo
Esta vez fui yo quien quiso ver el mundo, pero desde el azul de sus ojos
Ella sonrió, dijo que quizás el cielo, por esta vez, me había esperado
Jamás le dije que si me quedé fue para partir hacia el infinito, a su lado...




A su lado.
In anima vili.

Todos los derechos reservados.

©2002

Nadie por quien regresar.

Le preguntó a Dios si después del sol, volverían las viejas nubes
Porque extrañaba el olor a lluvia en su piel, y el color del arcoiris
Entonces escribió en su libro de poemas, que su corazón se había enamorado
Y que no le importaban más las lágrimas ni las sombras del pasado...

Le preguntó a dios si podría navegar en el océano del tiempo
Porque anhelaba volver a la infancia y a los cálidos días de enero
Y donde había dejado sus besos, escribió su nombre de ángel y de sombra
Porque pensaba que era yo, quien desde el adiós, siempre la nombra...

Le preguntó a dios si volverían las noches celestes y sus estrellas
Porque extrañaba los mares de la luna y la mirada tranquila de Andrómeda
Así cuando dios se quedó en silencio, ella partió en un drakkar hacia la inmensidad
Porque no sabía mi nombre ni me extrañaría, y no había más nadie por quién regresar...




Nadie por quien regresar.
In anima vili.

Todos los derechos reservados.

©2002

Amigos después de todo.

Sus manos de piedra y silencio, acariciaron su espalda mojada
Porque en realidad quería conocer su nombre y el interior de su alma
Entonces porque hacía propios los dolores que siempre le eran ajenos
Le habló de la esperanza que a él le faltaba, de las puertas del cielo...

Y él le contó de sus sueños, de los pocos sueños que le quedaban
Y le confesó entre besos, que esperaba que algún día se enamorara
Ella sonrió y en sus oídos le dijo que esta vez todo podía ser posible
Porque estaba segura de sus palabras, por primera vez estaba segura de sus palabras...

Entonces frente al espejo de sus almas, ambos se juraron amor
Aunque jamás entendieran por qué en sólo minutos se terminó el dolor
Pero ella sabía que de todas formas sus sombras volverían a su lado
Y que su amor no podría hacer nada, contra los fantasmas del pasado...

Él decidió por ella, que el mejor lugar sería el cielo, cerca del sol
Allí podría empezar otra vez, y dios no dejaría que la alcanzara el dolor
Entre lágrimas se despidieron, y juraron estar juntos en las puertas del destino
Aunque pasaran mil años, y no fueran otra cosa más que amigos...




Amigos después de todo.
In anima vili.

Todos los derechos reservados.

©2002

Amor de fuego.

En una noche de verano, ella buscó en sus palabras un gesto amigo
Porque le pesaba el dolor, y no podía luchar sola contra el destino
La luna los acompañó durante las horas que pasaron juntos
Para que él pudiera ser su amigo, y ella pudiera soñar aunque fuera por un segundo...

Se confesaron sus cosas y sus secretos más emotivos
Y él más que nunca sintió que había encontrado un amigo
Pero ella no escuchaba, sólo pensaba en el dolor que le traía el pasado
Y le pidió a dios que al menos su corazón estuviera enamorado...

Dios se los llevó por la senda donde sólo camina el deseo
Y los encontró enamorados en una maldita noche de naufragios
Donde él pensó que su vida ya había sido escrita, que no habría más dolor
Y ella se sintió perdida, al encontrarse de frente con el verdadero amor...

Yo los ví por última vez, subidos en el tren de la nostalgia
Y sé que juntos iban a verse en las memorias de los tiempos pasados
Miles de años y lunas pasaron ante sus ojos, y ya no quedaban rastros de dolor
Sólo las llamas eternas que siempre arderían, con el fuego de su amor...




Amor de fuego.
In anima vili.

Todos los derechos reservados.

©2002

Angelique.

Llovía sobre el mundo cuando sus ojos se enamoraron del cielo...
Los brazos amigos del viento, le dieron abrigo y su nombre atemporal, casi eterno...

Volvió con sus alas y su amor de fuego, en una hora azul
Volvió con las voces del pasado, con la sombra y con la luz
Alguien quiso encerrarla, pero su corazón no tenía dueño
Porque amaba sentirse libre como la brisa, que es amiga del viento...

Ella volvió en un sueño, para mirarse en el espejo de las almas
Porque escondida algunas veces en el sol, olvidó que existía la mañana
Así con los años y las tormentas, se convirtió en cenizas que dios no olvidó
Porque dejó que sobre ella crecieran flores, y que éstas se parecieran a su amor...

Cuando los pájaros volvieron, ella no estaba de pie junto al mar
Sino que convertida en primavera, dejó que su perfume se extendiera en la inmensidad
Aunque en el espejo de las almas, quedaba su nombre de ángel
Que eternizado en el cielo, se convirtió en tormenta, en las horas en que muere la tarde...




Angelique.
In anima vili.

Todos los derechos reservados.

©2002