lunes, 13 de marzo de 2017

El amor te encontrará.

En los planetas dondequiera que tú estés
El sol sabrá encontrarte en los fríos del invierno
En los sueños, o por los cielos que vueles
Dios sabrá cómo encontrarte, entre la magia y el silencio...

En los jardines por donde camines durante el atardecer
La primavera sabrá como encontrarte para fundirse en tu piel
En las hojas secas que arrojes al viento
El otoño te dará tu esencia para que la lleves en tu ser...

En los mares que tú navegues hasta el infinito
Dios sabrá como marcar el camino que conduce al arcoiris
En los días en que te encuentres llorando
El viento sabrá cómo quitarte las viejas huellas del dolor...

En las cartas que leas esta noche azul
Dios sabrá cómo dejarte dormir bajo su luz
En los besos que tímida arrojes a la inmensidad
Sólo mi amor eterno los encontrará...



El amor te encontrará.
El principio universal de todas las cosas.

Todos los derechos reservados.

©2002

Ein Traum (Un sueño)

Ha caído el odio sobre mis espaldas
Mis ojos paganos no son dignos de verte
Fue esta muerte y su extraña resurrección
Fue despertarme en el último lugar del mundo
Sobre el lado oscuro del corazón...

Han caído lágrimas pero no son tuyas ni mías
Ni del viento ni de Dios
Sus manos cansadas hoy no pueden detenerte
Por culpa del silencio, del embrujo del mar
Yo que te amé por sobre todas las cosas
Mas allá de mi alma y de las sombras...

Han caído mis ojos sobre tus pasos lentos
Mis palabras son incapaces de dormirte
Fueron este universo y su dolor
Fue este amor eterno y el hechizo del halcón...

Ha caído mi magia sobre tus sueños
Mi piel se muere por sentirte
Por culpa de esta magia
Y de mi sangre oscura y perversa.

Ha caído la calma sobre estas vidas
Y sus heridas se han ido con el viento
Hacia el dolor de Dios y de su cielo
Y nosotros hemos caído en el infinito olvido
Y todo se hizo como estaba escrito
Con lágrimas y besos en nuestro destino...



Ein Traum (Un sueño)
El principio universal de todas las cosas.

Todos los derechos reservados.

©2002

Demasiadas lágrimas.

Sabes que ambos hemos llorado por culpa del adiós
Pero sabes que sólo a mi me tocó la soledad
Sabes que muchas veces fuimos golpeados por el dolor
Pero el silencio sólo a ti te quitó la voz...

Sabes que sólo en el cielo está el amor verdadero
Yo estaba aquí pero no me quisiste como compañero
Sabes que sólo Dios puede decirnos por cual camino
Pero yo puedo elegir si quiero que estés conmigo...

Sabes que sin ti las cosas nunca serán las mismas
Pero a tu lado también eran tan distintas
Sabes que siempre estaré esperando en el arcoiris
Porque estas lágrimas interminables no impedirán...
Que tú siempre seas mi vida...

Sabes que el destino nos dio parte de este adiós
Pero tú supiste enfrentarlo y te opusiste al dolor
Sabes que de tantas palabras hoy no nos queda nada
Solamente sábanas húmedas, de tantas lágrimas...



Demasiadas lágrimas.
El principio universal de todas las cosas.

Todos los derechos reservados.

©2002

Deborah.

Tantas lágrimas arrojadas al viento
Tantos besos dejados en señal de eternidad
Cuántas veces se detuvo a mirar el color del cielo
Cuántas veces se escondió para que no la encontrara el viento...

Tantos años, tantos dolores injustos
Tantas primaveras esperando que el amor regresara
Cuántas veces se olvidó de sus amigos del mar
Y del camino que debía tomar hacia la tierra de nunca-jamás...

Tantos cuentos en tantas noches de insomnio
Tantos sueños sin sentido, tantas cosas por vivir
Cuántos soles pasaron por sus mejillas arrugadas
Cuántos años pasaron desde la última vez...

Y continuó arrojando lágrimas al viento
Y abandonó mis besos al filo de la eternidad
Esta vez no se detuvo a mirar el color del cielo
Sólo apretó fuerte sus venas, para nunca más regresar...



Deborah.
El principio universal de todas las cosas.

Todos los derechos reservados.

©2002

De las pequeñas cosas.

De los tiempos viejos en que me amabas y te amaba
De esos tiempos sólo queda el recuerdo del ángel azul
Que en tus ojos tristes vivía para darle claridad al mundo
De los Andes hasta la cintura cósmica del sur...

De las perpetuas sombras donde hoy suelo humillarme
Del aire que ambos respirábamos
Sólo queda polvo celeste y besos en el viento
De lo que nunca fue y que jamás podrá ser...

De la magia y del secreto de tu piel
De las cenizas azules que se fueron perdiendo en el mar
En ese mar que ambos pudimos querer y soñar
Hoy hechos piedras y desiertos que jamas revivirán...

Del enigma y el canto de la luna y del océano
Donde pasaron tus manos tu cuerpo desnudo sin ayer
Del embrujo de este amor que negó querer hundirse
Que jamás cumplió, que no nos dejó un después...

De los cantos y de los horizontes remotos
Donde juré y me juraste jamás dejar de soñar
De las promesas y de las pequeñas cosas
Que ni siquiera descansan en la eternidad...



De las pequeñas cosas.
El principio universal de todas las cosas.

Todos los derechos reservados.

©2002