domingo, 26 de febrero de 2017

Llorando.

Tú que estás entre las penumbras de la tristeza
Tú que hoy necesitas ver otra vez la luz
Cae la tarde pero en el mundo no estás
Quizás en el reino de las lágrimas que no terminan...

Tú que hoy estás entre las sombras de la ciudad
Tú que hoy quieres volver a vivir
Y así cae la tarde sobre el recuerdo de otros años
Donde te pareció alguna vez ser feliz...

Tú que hoy estás llorando bajo la lluvia
Tú que ya no recuerdas nada de amores pasados
Así cae el frío sobre los momentos lejanos
Y se llena de soledad el mundo y están frías tus manos...

Tú que hoy me buscas en ningún lugar
Tú que ahora crees que es posible la eternidad
Cae una lágrima sobre tu piel...
Yo la guardé para convencerte que todo es posible otra vez...



Llorando.
El principio universal de todas las cosas.

Todos los derechos reservados.

©2002

Llorando en las sombras.

El candil se apagó con las lágrimas que dejaste
Y las luces de la ciudad no volvieron a brillar
Regresé por las costas, en las horas del atardecer
Pero no encontré el perfume del mar, sólo el de tu piel...

La noche devoró las horas más bajas de este amor
Las sombras construyeron su hogar en las calles de mi corazón
Las voces de tu pueblo regresaron desde la lejanía
Tal vez estés llorando en las sombras...
Tal vez seas feliz y rías...

Este fuego que tantas veces brilló
Es una llama pequeña que sólo despide dolor
Mis lágrimas encontraron la sangre de tu piel
En las horas tempranas, en el frío amanecer...

La luz de Junio jamás volvió a encenderse
Y tú preferiste dejarte vencer por el dolor
Yo busqué tantas veces tu viejo perfume
Pero sólo encontré las sombras de tu amor...

Y comenzó a llover sobre las piedras añejas
Y volviste volando por los mares de arena
Yo me quedé buscando la forma de detener las horas
Mientras sin luces, tú llorabas entre las sombras...



Llorando en las sombras.
El principio universal de todas las cosas.

Todos los derechos reservados.

©2002

Llorando en la lluvia.

Dejaste que el pasado pudiera alcanzarte
Dejaste que los años sólo trajeran dolor
Las lluvias de Enero se llevaron las últimas arrugas
Y los últimos vestigios de lo que quedaba de amor...

Cambiaste la sonrisa por una lágrima interminable
Cambiaste los días nuevos por la tristeza inexorable
Los fríos crueles de Agosto deformaron tu rostro
Hasta que nadie recordó siquiera tu nombre...

Y se fueron las luces del día para jamás volver
Entonces te quedaste confundida entre la mañana y el ayer
Los hijos de la calle lavaron tus manos con lágrimas
Tú les diste lo poco de luz que aún guardabas en el alma...

Así pasaron los últimos años de olvido y de completa soledad
Porque los hijos de la calle con el tiempo aprendieron a soñar
Así pasaron los años de total e inmensa amargura
Donde Dios eternizó tu rostro de mujer, en las lágrimas y en la lluvia...



Llorando en la lluvia.
El principio universal de todas las cosas.

Todos los derechos reservados.

©2002

Llora por la libertad.

Hoy las cadenas lastiman sus manos
Hace años que no ven la luz
Niños lloran entre bombas
Mientras alguien busca razón...

Esclavos de esta guerra sin sentido
Gente muriendo sin un destino
Llora si quieres por tu libertad
Que alguien juzgará el Día del Juicio Final...

El Apocalipsis nos acecha
Y son esclavos los dueños de esta tierra
Hay gente que busca a sus seres queridos
Y hay otros que ríen por tantos caídos...

Los golpes sacuden su espalda
Y está muriendo quien cura las almas
El mar se está llenando de sangre
De sangre inocente vertida de dolor
No mires hacia arriba que ya no brilla el sol...

Somos sin saberlo los condenados
Nosotros vivimos en una guerra
Entre el bien y el mal
Y aunque busquemos una ilusión
Siempre seremos los olvidados de Dios...

Llora si quieres por esta que es tu tierra
Lloran los niños víctimas de esta guerra
Llora si quieres por tu libertad
Alguien vendrá a juzgarnos el Día final.



Llora por la libertad.
El principio universal de todas las cosas.

Todos los derechos reservados.

©2002

Llanto eterno.

La luna se moja con tus lágrimas
Sobre las horas de este otoño medieval
Profundo se hace el llanto de tu voz
En el silencio estelar de esta noche...

Porque estás llorando cuando se detiene el tiempo
Recostada en la arena vieja de los relojes
Porque tu vida fue triste y eterna como un lamento
De los reyes del continente olvidado...

Porque estás llorando bajo esta lluvia
E intentas que nadie alcance a ver tus lágrimas
Porque te amé en este sueño sin colores
Mas allá de la muerte y de esta vida...

Porque seguirás llorando más que el propio cielo
Porque huyes hasta los abismos de tu ser
Para no confundirte con las voces del viento
Para mojar estas manos con este llanto eterno...



Llanto eterno.
El principio universal de todas las cosas.

Todos los derechos reservados.

©2002

Las sombras de la vida.

Bajo este cielo que escondió un rayo de sol
Vagabas muda por los caminos de la locura
Como la sombra cansada de amar, extrañabas
El perfume del mar bajo el triste Abril...

Yo en silencio no hablaba por miedo a perder
No hablaba aún cuando te vi llorar tristemente
Y tu corazón desecho como un pájaro herido
Buscaba mis manos pensando que era su verdadero hogar...

Y como siempre, como antes, preferí no hablar
En silencio, desde lo alto, intentabas esta vida terminar
Porque pensabas que no encontrarías más dolor
Sin saber que en el cielo encontrarías también este amor...

No querías que hablara de las sombras de la vida
Pero desde el silencio escaparon algunas palabras
Pero tus manos guardaron el último suspiro
Y ese ultimo "te quiero" en lo profundo de tu alma...

Bajo este cielo gris que lloraba porque tu corazón extrañaba
Yo también dejé en tus ojos húmedos las ganas de vivir
Y me besaste sin palabras, con la calma de los muertos
Y nos fuimos de la mano, en silencio, al confín del universo...



Las sombras de la vida.
El principio universal de todas las cosas.

Todos los derechos reservados.

©2002

La última palabra.

La noche no era como las que juntos pasamos, porque era fría y la luna estaba escondida...


Llegaste en medio del silencio para decirme que éste era el adiós, que preferías estar sola, que no le tenias miedo al dolor...
Yo pensé que las promesas jamás se rompían, que siempre estarías a mi lado con tu amor, entonces tomaste fuertemente mis manos y lloraste como nunca habías llorado y besaste mis labios en señal de adiós...
Mis lágrimas no pudieron detenerte, porque elegiste ser indiferente a mi amor, aunque no sabías que camino tomarías, estabas segura de poder encontrarte con el sol...
Entonces la noche nos empapó en llovizna, y así nadie pudo vernos llorando, tú querías irte pero mis manos no te dejaron escapar...
...entonces vencida te arrojaste a mis brazos esperando que Dios te enviara una señal...

Pero sólo volvieron las palabras de amor, para convencerte que no era necesario el dolor...tus labios fríos enmudecieron ante los últimos sonidos del cielo que te dijeron que este no era el adiós...




La última palabra.
El principio universal de todas las cosas.

Todos los derechos reservados.

©2002

La noche.

Estás dormida sobre las sábanas del sueño
Tus ojos cerrados como mirando al pasado
La noche te cubre con su perversa inocencia
Y la mañana te espera despierta con todo su sol...

Estás dormida en la noche más larga del mundo
Tus manos están aferradas a una carta sin terminar
La noche ha dejado caer estrellas sobre tu piel
Y mi alma te espera despierta junto al amanecer...

Estás dormida y perdida entre las voces de la gente
Tus labios están cerrados como para acompañar al silencio
La noche te está cuidando con sus hadas y sus duendes
Y Dios te extiende su mano para invitarte a soñar...

Estás dormida sobre la noche más larga del mundo
Y te has abandonado a la paz de tu almohada azul
La noche ha dejado su campo de estrellas en tu piel
Y te persigo entre tus sueños, hasta el amanecer...



La noche.
El principio universal de todas las cosas.

Todos los derechos reservados.

©2002