viernes, 16 de diciembre de 2016

Un alma en las sombras.

Las sombras que mil veces se rieron de ti
Te encontraron a escondidas acariciando a la muerte
El silencio que mil veces escuchó tu súplica
Convenció a Dios que tú eras inocente...

Las noches que te quedaste sin amor
Donde encendiste una luz para iluminar tu alma
La oscuridad se hizo sorda en los momentos de dolor
Y el sol decidió no salir a buscarte en la mañana...

De las estrellas que el cielo no pudo esperar
De las veces que me preguntaste para que servía la vida
Entre sueños te encontré empapada de mi fe
Donde después de tantos años Dios te olvidó dormida...

Las noches que entristecida suplicabas piedad
Las veces que me hablaste sobre tu amor vencido
Y del sueño que alguna vez extraviaste en la eternidad
Y del anhelo de tu cuerpo por un hijo...

Y tú que sin saber, te aferraste a mí
Creyendo que era quien debía abrirte todas las puertas
Pero sólo soy la sombra de tu vida cansada
El espejo de tu alma suicida, amargamente vieja...



Un alma en las sombras.
El principio universal de todas las cosas.

Todos los derechos reservados.

©2002

De la noche lejana.

De las noches en que dejaste tus besos en el viento
De las noches que dejaste escapar tu alma con el viento
De las veces que imaginaste estar en el país de los sueños
De las veces que escapaste al pasado y te quedaste en silencio...

Tú que aprendiste que en los caminos paganos nada es importante
Tú que aprendiste que en la noche la vida puede durar un instante...

De las noches en que te cansaste de cometer tantos errores
De las noches en que en tus venas olvidaste incluso mi nombre
De las veces que dejaste en la incertidumbre a tu alma
De las veces que te encontraste perdida entre la esperanza...

Tú que aprendiste que en los caminos paganos nada es importante
Tú que aprendiste que en la noche la vida puede durar un instante...
...pero sólo encontraste la verdad en el fondo del alma...
...lejana, siempre lejana...



De la noche lejana.
El principio universal de todas las cosas.

Todos los derechos reservados.

©2002

Silencio en las piedras.

Lloraste muda de dolor frente a un espejo
Porque de tanta soledad olvidaste como besarme
Y por castigo de los dioses, tus labios volvieron a su forma primitiva
Mujer de piedra que dormías en el infinito...

En la quietud de tu vida vacía, sin final
Donde olvidaste cómo decir "te quiero"
En los últimos años te sumergiste en el océano de las dudas
Con tu cuerpo pálido, recostado en una tumba...

El mismo sueño infinito te inmoló
Yo recé y vendí mi alma para que murieras
Pero llorabas muda de dolor frente a los espejos
Con la eternidad en la piel, triste mujer de piedra...



Silencio en las piedras.
El principio universal de todas las cosas.

Todos los derechos reservados.

©2002

Siempre voy a amarte.

Aunque los años pasen crueles y lentos
Aunque al mirar a tus ojos nunca vea lo mismo
Así los mares de lava se enfríen de tantas lágrimas
A tu lado estaré y siempre voy a amarte...

Los inviernos no volverán a ser los mismos
Las estrellas seguirán algún rumbo incierto
Y aunque el verano o la primavera jamás regrese
Nunca dejaré de amarte...

Los planetas dejarán de girar alguna vez
La lluvia algún día dejara de caer
Y aunque jamás vuelvas a verme sonreír
Aunque jamás vuelva a ver el color del cielo
Nunca dejaré de amarte...

Aunque las sombras jamás se vayan de la noche
Aunque al pasar de los años ya no pueda sentirte
Nunca caerá el olvido en mí, yo no podré olvidarte
Aunque no vuelvas jamás, nunca dejaré de amarte...



Siempre voy a amarte.
El principio universal de todas las cosas.

Todos los derechos reservados.

©2002

Si alguna vez volviera tu amor.

Porque te fuiste en la mas fría de todas las noches del invierno, porque primero me dejaste la incertidumbre de no saber dónde estabas, de no saber si habías decidido ser parte vital de algún planeta, si las manos del destino te habían arrancado súbitamente de este mundo...
Porque te fuiste en el más completo silencio, sin pronunciar siquiera una palabra, sin darme siquiera una mínima esperanza,
Sin dejar siquiera un rastro, una huella que yo pudiera seguir para encontrarte...
Y yo, que me quedé de pie al borde de esta vida, sin ninguna respuesta, pero con el alma llena de preguntas...
Yo que me fui en silencio, sin pronunciar palabras, porque tú así lo quisiste, porque decías que mis palabras te lastimaban...
Como si yo no pudiera lastimarme...

Pasaron minutos de silencio y de desesperación, donde tú te alejabas lentamente, y yo ya no podía retenerte...
Y se iban haciendo mas largas las lágrimas que ambos llorábamos, y tú te ibas...
...tú, que me juraste mil veces jamás dejar que el infinito se adueñara de la soledad, tú que entre lágrimas me confesaste que nunca habías sido tan feliz, que sólo a mi lado podrías vivir...

Pero llegaron las tormentas, los tiempos incomprensibles, las horas de sueño no compartidos...
Y no tuvimos paciencia de esperar que todo cambiara, porque pensamos que el mundo como el cielo, no podía esperarnos...



Si alguna vez volviera tu amor.
El principio universal de todas las cosas.

Todos los derechos reservados.

©2002

Secreto.

Quédate en silencio te contare de algún secreto
Siéntate junto a mí para que veamos juntos el amanecer
Duerme, si te ha llegado la hora del sueño
Yo te abrigaré por si en las horas azules llega el invierno...

Quédate en silencio que te hablaré de mis cuentos
Camina conmigo bajo el sol en este eterno atardecer
Duerme, que el cielo azul será tu almohada esta vez
Duerme, que me convertiré ene rocío para caer sobre tu piel...

Será en secreto, será en silencio la forma en que te ame
Serás tú, el sol, la luna y el río de la primavera
Volverás con el alma en paz, eterna...

Quédate en silencio que las hadas están cantando
Quédate en silencio que tal vez sea mi corazón el que está hablando
Y duérmete, que tu cama serán mis brazos
Y las aves que te despierten en la mañana, serán mis besos...



Secreto.
El principiio universal de todas las cosas.

Todos los derechos reservados.

©2002

Rosa púrpura.

Te abandonaste a la tristeza de este cielo enfermante y gris
Te quedaste dormida en el otoño y su melancolía
Antes de morir temblaste como una rosa fría
Estabas hermosa, pero te faltaban todas las ganas de vivir...

Te abandonaste y mil pétalos de cristal caían sobre tu piel
Tu perfección fue el de una rosa en Abril, de un universo desconocido
Te fuiste despacio de tu propio mundo que se volvió cruel
Por esperar este amor interminable que no llegó nunca...

Y así quedaste soñando con el sol
Pero lágrimas errantes caían, llenas de tu más intenso dolor
Porque las horas fatales llegaban sin avisarte
Porque a tus sueños inocentes jamas llegarías a verlos...

Y con una quietud nocturna, infinita
Como una virgen dormida, quedó tu cuerpo inerte
Yo atrapé el sol para ti, reina de la lluvia
Pero te aferraste a las tranquilas aguas de la muerte...



Rosa púrpura.
El principio universal de todas las cosas.

Todos los derechos reservados.

©2002

Rosas negras.

Recuerdo la rosa negra que dejé en tu viejo cuaderno
Entre los papeles amarillos y los poemas de amor
Recuerdos que nos serán eternamente fieles
A pesar de esta vida solitaria, repleta de dolor...

Recuerdo la esencia de tu vida que deje en mi corazón
En tu corazón cansado de tanto amor, de tantos engaños
Y así al final tu rosa vive sin que nadie pueda destruirla
Marchita como este amor, eternamente dormida...



Rosas negras.
El principio universal de todas las cosas.

Todos los derechos reservados.

©2002