jueves, 24 de noviembre de 2016

No des la vuelta.

Es mejor que sea el viento quien cierre la puerta
Es mejor que sea el silencio quien calle tus pasos
Porque los días felices ya no están en nuestras almas
Porque no estarás más aquí, para despertarme en las mañanas...

Es mejor que no digas nada, que no hables
Y no des la vuelta, no quiero que me veas llorando
Sólo el caliente sol del destino te está esperando
Donde tú podrás caminar, donde estaré esperando...

Es mejor que te vayas en este mismo instante
Otro minuto mas aquí, y te besaré hasta que puedas olvidarme
Es mejor que las cosas en las que vives, te las lleves
Para que nunca tenga que llorarte, para que nunca deje de amarte...

Es mejor así, deja que el adiós llegue en el completo silencio
Si no encuentras más que dolor, búscame en el cielo
Pero deja que este momento pase y no des la vuelta
Déjame con la esperanza en los ojos, de que quizás algún día vuelvas...



No des la vuelta.
El principio universal de todas las cosas.

Todos los derechos reservados.

©2002

No dejes que termine.

Ya no es la misma noche de invierno
Pero estás en las partes frías de mi cuerpo
No digas nada porque ahora el silencio es mejor
No dejes que nada termine, no me dejes el dolor...

Ya no es el mismo cielo azul
Pero estás bajo las mismas estrellas errantes
Toma mi mano y camina conmigo por la ciudad
No dejes que nada termine, prométeme eternidad...

Ya no son las mismas tardes de domingo
Pero estás en cada herida que abre la soledad
Quédate en mis brazos hasta que lleguen las sombras
Dime que eres tú quien por las noches me nombras...

Ya no es la misma noche de invierno
Pero estás viviendo en cada uno de mis recuerdos
No digas nada esta porque el silencio siempre será mejor
No dejes que nada termine, excepto el dolor...



No dejes que termine.
El principio universal de todas las cosas.

Todos los derechos reservados.

©2002

Mujer sin nombre.

Yo abrí la puerta de tus dolores
Y mi corazón no pudo traerte el olvido
Susurraste en mis oídos que me amabas
Pero este amor no había sido escrito...

Tus manos desgarraron esta canción
Hecha de mi enfermedad y de tu desolación
Jamás fuiste dueña de mi alma
Y no fuiste mía, sólo del viento y de Dios
Y aunque ya no recuerde tu nombre
Tu amor verdadero perduró...

Y quedaron tus ojos de terciopelo azul
Aunque ya no pueda decirte más nada
Porque te fuiste volando
Como tu nombre escrito en el cielo
Dormida en los umbrales del adiós...



Mujer sin nombre.
El principio universal de todas las cosas.

Todos los derechos reservados.

©2002

Espejismo.

Me escapé del sol y escribí tu nombre en la Luna
Me escondí en los rincones de tu corazón
Y así vivo por debajo de tu piel, en cada sensación
En cada tacto, en cada acto de locura...

Y has estado demasiado tiempo fuera del limite de la pasión
Lejos del borde final, de la razón...

Me escapé de los portales del tiempo para esperarte
Me escapé del universo para darte una noche infinita y sin sueños
Y así vivo sin que me sientas, muy dentro de ti
Entre la sangre de tus venas y el latido de tu corazón...



Espejismo.
El principio universal de todas las cosas.

Todos los derechos reservados.

©2002

Pequeño.

Tú que navegaste tantos mares en busca de un amigo
Tú que cruzaste horizontes en busca del infinito
Yo te encontré al pie de un arcoiris, dormido en un color
Y te cubrieron los ojos de Dios, y todo mi amor...

Tú que soñaste con los planetas que giraban con el sol
Tú que sembraste la esperanza en los campos Elisios
Yo te encontré caminando por los caminos del desierto
Donde sólo encuentras paz, y no existe el dolor...

Tú que te hiciste parte de mi alma y de mi amor
Tú que le diste un sentido a esta vida sin rumbo ni razón
Yo te seguí hasta la cima del cielo, y mas allá
Pero te perdí el rastro de regreso a tu ciudad...

Tú que con tu sonrisa construiste un mundo mejor
Tú que supiste encontrarle un hogar a mi corazón
Y yo que te encontré jugando entre las hadas
Que te cuidaron hijo mío, mientras contigo soñaba...



Pequeño.
El principio universal de todas las cosas.

Todos los derechos reservados.

©2002

Mi amor verdadero.

Yo que no tenía nada, pero te di
Las rosas de una primavera que jamas existió
Yo que inventé el futuro de una vida que no pudo ser
Yo traje del cielo las estrellas para que no estuvieras tan sola
Yo que nada tenía pero que todo te di
Yo que prefería la soledad, pero que en tu vida aprendí a vivir...

Y tu alma de piedra que hoy busca el amor y no lo encuentra
Y tus manos, en las que dejé mi amor que nunca sentirás
Y tu vida errante que no quiso aceptar mi amor sincero
Que de tanto dolor se fue llorando en el viento...

Yo que soñé para que no te asustara la noche
Pero tus ojos no aceptaron el tiempo que ayuda a olvidar
Yo que te di la esperanza de quedarme a esperar
Tú que no viviste las cosas que dejé en tu recuerdo
Yo que viví en tu vida que no aceptó este amor sincero
Que de tanto dolor buscó su propia gloria en el cielo...



Mi amor verdadero.
El principio universal de todas las cosas.

Todos los derechos reservados.

©2002

Luces de Oriente.

A través de los caminos, de las luces y las tinieblas
Vestida de niebla y agonía te encontré dormida
Tú me contaste de los caminos recorridos en el atardecer
De los mares donde navegan los sueños...

Tú me diste la certeza de que nada es imposible en esta vida
Y que el fuego del universo es el  que arde en nuestras almas
Así me contaste que solo el cielo era tu amigo
Que sólo las luces del Oriente acompañaban tu camino...

Y yo que nunca necesité de mi nombre para decirte la verdad
Yo que nunca necesité estar del lado del bien para ocultarme del mal...
Yo que en el humo del recuerdo me convertí en el eco de la historia
Y junto a tu alma yo también me hice amigo del destino...

Y así viajamos por los mares infinitos de la memoria
Para perdernos en la incertidumbre del océano de las preguntas
Pero solo tú supiste como encontrarme
Y llevarme a las ciudades donde se esconde el poder de Samás
Y solo tú supiste como recordarme
El camino de regreso que me lleva a tu hogar...

Y yo que me extravíe en otros mundos buscando la eternidad
Yo que entre sueños te encontré dormida sin luces, en un ritual
Yo que mentí a los cuatro puntos cardinales que ya nada importa
Solo Dios sabe que no es verdad, y que te extraño...

Y así viajamos por los caminos que conducen al alma
Y partimos al reino donde somos herederos de la magia...



Luces del Oriente.
El principio universal de todas las cosas.

Todos los derechos reservados.

©2002

Mañana.

Y tú que hoy estás llorando, despertarás conmigo mañana
Y verás el sol del invierno cayendo sobre tu alma
Toma así mi mano, sabrás entonces que no pienso irme
Dime en un pequeño suspiro que otra vez estás enamorada...

Y tú que hoy estás llorando, dime que quieres hacer en la mañana
Porque un mundo entero estará esperándote, aquí en mi alma
Entonces quédate en silencio cuando te de un beso furtivo
Porque desperté con tu amor, y así es como me siento vivo...

Y tú que estás conmigo, mientras nos cubre la noche
Tú que estás conmigo para decirme que hoy todo es posible
Así en silencio te llevo en mis brazos hasta la cama
Y te leo un cuento de hadas, para que mañana despiertes enamorada...



Mañana.
El principio universal de todas las cosas.

Todos los derechos reservados.

©2002

Lo recuerdo todo.

De tu forma inquieta de andar por el mundo
De tu angustia en las horas mas bajas
En esos días en que la soledad te atrapaba
Todo lo recuerdo...

Del abrigo nocturno que en mí buscabas
De tu cama de hierbas o de rosas marchitas
Donde de tristeza intentabas evocar al sueño
Todo lo recuerdo...

De tu pequeña vida, de su desesperanza
De tu búsqueda inútil de un mañana con sol
Para esta muerte que casi te alcanzaba
Todo lo recuerdo...

De todos los colores y sueños que perdiste
De todas esas noches en que me necesitaste
Para encontrar un poco de paz
Todo lo recuerdo...

Del amor eterno que a mi indiferencia le juraste
De este dolor que por mi alma olvidaste
Para poder ser feliz en esta vida
Todo lo recuerdo...



Lo recuerdo todo.
El principio universal de todas las cosas.

Todos los derechos reservados.

©2002

Lluvia en Harlem.

Las noches se volvieron mas frías en el último otoño
Y tus manos ya cansadas, hoy no pueden escribir
Vendrás por las calles de todos los olvidados
Calles sin nombre, de dolores y amores pasados...

La humedad se hizo más fuerte en las paredes de la iglesia
Y tus ojos hoy enfermos, ya no pueden ver el mar
Tú iras por las nubes, por cada frío y por cada dolor
Caminando bajo la lluvia que alguna vez enamoró a tu corazón...

La gente es más indiferente con el paso de los años
Y tu rostro esta más cansado que nunca para salir a mendigar
Vendrás por las columnas de humo, haciendo eco con tus pasos
Para que resuene en los sueños de los que quieren olvidar...

La lluvia hizo mas fácil el camino que conduce al blues
Pero Dios no regresó para aliviar el peso de tu inmensa cruz
Tu irás por los cielos, buscando un gesto amable de esta humanidad
Para que al menos una sonrisa tú puedas encontrar...



Lluvia en Harlem.
El principio universal de todas las cosas.

Todos los derechos reservados.

©2002